Lotería e Inteligencia Artificial

I want to believe

El año 2023 ha sido (está siendo) el año de la Inteligencia Artificial (IA). Palabras y expresiones como ChatGPT, Machine Learning, Big Data y Aprendizaje profundo entre otras, se han instalado en nuestras conversaciones personales, en las redes sociales, en radios, en periódicos, en televisiones, etc. En fin, que podemos afirmar que es raro encontrar un resquicio de nuestro día a día en el que no haya aparecido alguna herramienta de Inteligencia Artificial para hacernos la vida más fácil.

Y por supuesto, también la hemos encontrado formando parte de la “magia” de la Navidad. Concretamente, en el sorteo de lotería de Navidad. Hace unos meses, ChatGPT predecía el “gordo” del sorteo de este año: 03695, aunque también dejaba la puerta abierta a un segundo número: 02695 (llama la atención su gran parecido).

Solo fueron necesarias unas pocas horas para que los décimos con estos números se agotasen en las administraciones en las que se habían depositado, ubicadas en Tenerife y en Elche. De momento, y a falta del sorteo, estas administraciones han sido las grandes agraciadas por ChatGPT. Para saber la suerte que correrán los “afortunados” que se han hecho con algún décimo de estos números habrá que esperar a ver lo que sucede el próximo día 22 de diciembre.

Hagamos un poco de historia: El sorteo de la lotería de Navidad se diseñó en 1811. Fue aprobado por las Cortes de Cádiz. Diseñado por el entonces ministro de la cámara de indias D. Ciriaco González Carvajal, se le dio el nombre de “Lotería Moderna”. Se creó con el objetivo de ayudar a las Arcas de la Hacienda Española, exhaustas tras varios años de Guerra de la Independencia. El primer sorteo se celebró al año siguiente, en marzo 1812 justo antes de la ratificación de la primera constitución española “La Pepa”, y el desarrollo de la propia guerra obligó a que solo pudiese celebrarse en las ciudades de Cádiz y su vecina San Fernando. Los billetes de este primer sorteo costaban 40 reales y el premio mayor era de 8000 pesos. El primer “gordo” de Navidad fue el número 03604.

Tras su puesta en marcha, existen otros hitos importantes, con independencia de los números afortunadas, terminaciones más frecuentes, etc. Entre estos hitos podemos destacar que en el año 1815 el sorteo se trasladó a Madrid y que desde 1871 son los niños del Colegio de San Ildefonso los encargados de cantar números y premios. Igualmente, en el año 1892 cambió su denominación a la actual de Sorteo de Navidad.

De esta forma alcanzamos el Siglo XX, y en 1922 se instaura el 22 de diciembre como fecha inamovible para la realización del sorteo. Con anterioridad a este año, se había fijado este mismo día, salvo en aquellas ocasiones en que era domingo, en cuyo caso el sorteo se celebraba el sábado anterior. Desde este año 1922, no habrá excepciones y los sorteos se celebrarán el 22 de diciembre, con independencia del día de la semana. Desde este año, el 22 de diciembre está íntimamente ligada al sorteo y se considera por muchos el inicio oficial de las fiestas navideñas. Por supuesto que la televisión también llegó para quedarse en este sorteo, y lo hizo en el año 1957, mientras que la informatización de los diferentes aspectos del sorteo se realizó en el año 1974. En el año 1984, y como consecuencia de los cambios en el sistema educativo español, el Colegio de San Ildefonso se transforma en un colegio mixto y, en consecuencia, en este mismo año se incorporan las niñas al grupo de escolares que “cantan” las bolas que salen de los bombos. Por último, cabe señalar que, en el año 2002, por primera vez, los euros sustituyen a las pesetas en la musiquilla típica del sorteo.

Desde su creación, se han celebrado un total de 210 sorteos. ¿Y qué sabemos de los números premiados? ¿Se ha repetido algún “gordo”? Pues la respuesta es sí. Existen dos números que han sido primer premio en dos ocasiones: 15640 en los años 1956 y 1978 y el número 20297, premiado en los años 1903 y 2006.

Este es un breve resumen que da respuesta a la pregunta: ¿De donde venimos? Es importante conocer los orígenes, pero realmente lo que nos preocupa es saber a dónde vamos. ¿Debemos estar preocupados por la irrupción de la IA en los sorteos de navidad de la lotería nacional? ¿Acabará ChatGPT con la típica musiquilla del sorteo? Lo que sabemos de forma fehaciente es que, si fuera posible predecir el resultado del sorteo, la sentencia de muerte de este sorteo y de otros juegos, como la primitiva, por ejemplo, estaría firmada. La respuesta es negativa. La IA en general y ChatGPT en particular no acabarán con la magia de este sorteo.

 

La lotería es un juego de azar. Y en cada sorteo la extracción de la bola correspondiente al primer premio es un experimento aleatorio independiente de los resultados obtenidos en las extracciones del primer premio durante la historia del sorteo. Además, y este es otro punto importante, cada uno de los 100000 números posibles tienen asignada la misma probabilidad, pues la bola que contiene a cada uno de ellos se introduce en el bombo del que se harán las extracciones y son indistinguibles. Por tanto, se trata de una distribución uniforme entre todos los resultados posibles. Todas estas hipótesis permiten afirmar que el número extraído es un número aleatorio, con un valor comprendido entre 00000 y 99999.

El anuncio de los números señalados por ChatGPT afirma que esta herramienta de IA ha llegado a esta conclusión tras estudiar de forma metódica y mediante procedimientos estadísticos, entre otros, la colección de 210 resultados de los sorteos ya realizados. Esta afirmación carece de sentido, pues no se verifican las hipótesis habilitadoras para este tipo de análisis. Vamos a hacer referencia a dos de ellas:

  1. Se han realizado 210 experiencias. En este contexto, se trata de un número muy bajo (prácticamente insignificante) para permitir extraer conclusiones del estudio del conjunto de resultados anteriores. Cualquier tipo de patrón que pudiese existir se estabilizaría conforme el número de experimentos crece y llega a ser suficientemente grande y, en nuestro caso, resulta obvio que no lo es. Esto tiene más sentido si además consideramos que el número de resultados posibles del experimento es 100000.
  2. Nos encontramos ante una colección de 210 resultados anteriores. Pero también se trata de una colección de 210 números aleatorios. Por la propia definición de número aleatorio, no será posible encontrar un patrón o una regla de formación de la serie secuencial de resultados.

En consecuencia, es imposible extraer una conclusión con carácter predictivo y señalar un número como resultado del sorteo del próximo día 22 de diciembre.

Dicho esto, tampoco se cierran las puertas a que el número 03695 resulte agraciado. Se trata de un número más entre los posibles y, por tanto, la bola con este número estará presente en el bombo del que saldrá el ganador del sorteo. Al igual que este número tan deseado, existirán otros. Tantos como fértil sea el carácter supersticioso de los españoles. Cuántos no se asoman a las administraciones de lotería preguntando por el número que se forma con una fecha de nacimiento aniversario, etc. O qué hablar del éxito de ciertas administraciones como la Bruja de Oro en un pueblo llamado Sort (suerte) en la provincia de Lérida o Doña Manolita en la Capital, donde “siempre toca” (consecuencia de ser los lugares donde más décimos se venden). Y que tendrán los gatos negros, que al pasar un décimo por su lomo se convierte en ganador, al igual que ocurre si se pasa por la espalda de un jorobado, el vientre de una embarazada o la cabeza de un calvo. Otra “táctica” consiste en jugar todos los años el mismo número, con la esperanza de que toque, aunque sea por “aburrimiento”. O estamos pendientes del número que juegan los famosos, como ha ocurrido este año con Georgina, pareja del jugador de fútbol Cristiano Ronaldo. Y, por último, y no hacer interminable esta relación de supersticiones, el vidente Daniel Hernando, ha publicado en sus redes sociales un video en el que asegura que ha tenido una experiencia astral, saliendo de su cuerpo y sentir la presencia de tres o cuatro personas. Tras recorrer un centro comercial, logró llegar a un callejón, en el que uno de sus acompañantes le tendió un papel muy estropeado y le dijo “esto es para ti, te estaba esperando”. En el papel aparecía el número 73920. Tras la publicación del video, este número se agotó igual que ocurrió con el 03695. Quien quiere un motivo para acercarse a un número concreto, lo encuentra a poco que busque, incluido ChatGPT. Recuerdo aquel cartel que aparecía en el despacho de Fox Mulder, en la serie Expediente X, que decía “I wanto to believe”, y visto lo visto, tratándose del sorteo de lotería de navidad, el que no cree es porque no quiere.

La Inteligencia Artificial lleva con nosotros más de medio siglo, si bien es verdad que, hasta estos dos últimos años, lo había hecho de forma muy silenciosa. A partir de este momento, es omnipresente. Y ha venido para quedarse.

El sorteo de lotería de navidad lleva entre nosotros más tiempo que la Inteligencia Artificial. Siempre ha hecho ruido, especialmente a los agraciados con los primeros premios (las imágenes del día 22 de diciembre brindando tras el sorteo forman parte del icono navideño). También llegó para quedarse.

Y convivirán de forma educada y sin “pisarse los callos”, pertenecientes a mundos distintos y ambos con buena salud. No obstante, debemos prepararnos para el día en el que el azar decida tocar con su varita al número que haya señalado ChatGPT como “gordo” de navidad. Eso sí que será gordo!. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

diecisiete + diecisiete =

¿En qué podemos ayudarte?
Clicky