Sistemas de votación

«La democracia es el menos malo de los sistemas políticos».

La mayoría de los países modernos aspiran a contar con sistemas de votación que permitan conformar los órganos de representación de la soberanía popular de forma fidedigna.

En un mundo globalizado, cada vez son más frecuentes los organismos supranacionales. Las decisiones se han de adoptar mediante votaciones con sistemas de ponderación variables en función de las características de sus miembros.

La experiencia ha demostrado que los sistemas de representación actuales son altamente mejorables. En Mundo Óptimo comparamos sistemas de asignación de votos ya existentes, así como proponemos modelos que permiten ajustar los resultados a la voluntad de los votantes.

Índices de poder

No existe un consenso general sobre el concepto de índice de poder. No obstante, podemos ver, en el devenir político por ejemplo, como grupos con escasa representación resultan decisivos en el momento de adoptar determinadas decisiones. Esto nos induce a pensar que no existe proporcionalidad entre la representatividad de los grupos y el poder que ostentan.

En Mundo Óptimo proponemos modelos que permiten fijar índices de poder de determinados grupos a partir de la representación que han obtenido y las normas por las que se rigen las votaciones para la adopción de decisiones.

Asignación de escaños

El sistema D’Hont es un método de los denominados de «promedio mayor» para asignar escaños en sistemas de representación proporcional por listas electorales. Fue creado por el jurista belga Víctor D’Hont en el año 1878, y su uso sigue muy extendido, a pesar de que no son pocas las voces que claman por un nuevo sistema que destierre las desviaciones que se producen.

En Mundo Óptimo diseñamos y comparamos sistemas de asignación de escaños, proporcionando resultados que se ajusten en mayor medida a los votos obtenidos por los diferentes partidos.